Confucio

Enlace original de la imagen

Filósofo, teórico social y fundador de un sistema ético - más que religioso - que ha llegado hasta nuestros días, Kung-tse (Confucio, para occidente) vivió en la China feudal hace 2.500 años , entre el 551 y el 479 a. C. Sus orígenes eran muy humildes, pero desde joven mostró una gran inclinación por los libros antiguos y, con el tiempo, desempeñó una alta posición como funcionario del estado de Lu, en la actual provincia de Shang-tung. 

Por la amplitud y profundidad de su sabiduría, pronto llegó a ser conocido como Kung el Sabio (Kung-Fu-Tsu, que los misioneros escribieron como Confucio), pero esa nombraría no impidió que una intriga política le obligara a exhibirse y a peregrinar durante trece años de una corte a otra, intentando persuadir a los monarcas de que adoptaran sus ideas sobre la justicia y la convivencia en armonía.

Decepcionado, acabaría refugiándose en la enseñanza y reuniendo a su alrededor a numerosos discípulos, con los que recogió y sistematizó los cinco grandes textos de la tradición china: El célebre Yi-King o Libro de las Mutaciones, el Chu-King o Canon de la Historia, el Chi-King (Libro de las Canciones), el Li-Ki (Libro de los Ritos) y los Chun-Ching o Anales de primavera y otoño.

Las enseñanzas de Confucio, que han llegado hasta nosotros gracias a sus alumnos, se hayan reunidas en los cuatro libros clásicos.

Lejos de la mística y de las creencias religiosas, el confucionismo se propone como una filosofía práctica, como un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo. El objetivo, en último término, no es la "salvación", sino la sabiduría y el autoconocimiento .


Citas de Confucio

"Cuando veas a un hombre bueno, trata de imitarlo; cuando veas a uno malo, examínate a ti mismo".

"Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso"

"Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro"

" Dónde hay justicia no hay pobreza "

"El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor"

" Exige mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos. "

"No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino"

"Nunca debemos hablar bien ni mal de nosotros mismos. Si hablamos bien no nos creerán, y si hablamos mal, nos creerán fácilmente"

"Perdonásele todo a quién no se perdona nada a sí mismo"

"Por muy lejos que el espíritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón"

"Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles"

"Aprende a vivir y sabrás morir bien"

"Nada ni nadie es imprescindible"